Blogia

Gasherbrum II 2006

LAGRIMAS DE HIELO E IMPOTENCIA

Cuando la camilla de circunstancias que hemos tenido que preparar para transportar a un porteador herido desaparece en la lejanía, sentimientos encontrados embargan a nuestro grupo. Una vez más la cruda realidad que acabamos de afrontar ha superado nuestros corazones occidentales. Tras el obligado descanso de Paiju nos introducimos en el glaciar del Baltoro, el cuál será nuestro compañero inseparable en los días siguientes. Día largo y duro, pero precioso; de poder contemplar espectaculares catedrales de roca, de torres altivas y desafiantes…La llegada a Urdukas, punto final de esta jornada, será escalonada y habrá quién se la ha tenido que tomar con más tranquilidad. De hecho han comenzado las primeras incertidumbres en algunos, en comenzara preguntarse si serán capaces de conseguir llegar a ese lejano Campo Base de los Gasherbrum. Sin embargo, la facilidad con la que al día siguiente se alcanza Goro II hace renacer las esperanzas, y junto con los ánimos que da el haber disfrutado de un día espléndido, todo se ve con un prisma distinto. Pero estamos en el Karakorum, y de nuevo la grandiosidad de estos parajes viene acompañada de una realidad distinta a la que estamos acostumbrados. Nos avisan que ha tenido un accidente en el Broad Peak un porteador de altura pakistaní de una expedición polaca, al que llegando al Campo I una piedra le ha golpeado una pierna, y que lo están evacuando a caballo; tranquilamente esperamos su llegada con total inocencia.  Fractura de tibia y peroné, el supuesto caballo son las espaldas de su hermano y el riesgo altísimo de perder una pierna si no se le evacua en condiciones. Mientras nuestro médico atiende al herido solicitamos a Islamabad la evacuación en helicóptero. La respuesta nos deja incrédulos y perplejos; su expedición y el resto de expediciones en el Broad han decidido el que no sea evacuado en helicóptero y por lo tanto se desestima nuestra solicitud.  Nos ponemos en contacto con nuestra Embajada para que a su vez intente forzar la evacuación con  la Embajada polaca. Será inútil y a pesar de la rápida gestión de nuestro embajador y de que como es habitual por desgracia, otras expediciones han hecho la vista gorda, decidimos afrontar nosotros mismos la situación.  Por ello y conscientes del riesgo que implica el que continúe su transporte en pésimas condiciones, acordamos el abonar los porteadores necesarios para proceder a su evacuación en camilla. Rabia, indignación, impotencia, asombro, perplejidad…  pero también el corazón agradecido del resto de sus compañeros. Cuando por la mañana todos los porteadores vitorean agradecidos a nuestro médico y nuestra expedición más de uno tenemos que intentar ocultar esas lágrimas que al caer al glaciar rápidamente se convierten en hielo. Como dice el cantautor serán un cardenal más de los funerales de nuestro corazón. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

BALTORO A LA VISTA! 

Me introduzco en el saco de dormir destrozado, cansado de un largo viaje en todo terreno por pistas imposibles, de vértigo engañado, de parajes inolvidables. Ninguno llevamos carretes de fotos suficientes para intentar enseñar lo que hemos tenido la suerte de contemplar, y sobre todo los sentimientos que atraviesan la piel... Y es que el trayecto de Skardú a Askole que ahora se realiza todo en coche nos sorprende por su grandeza y su belleza, pero si algo nos ha calado más hondo y nos ha empequeñecido aún más, han sido las escenas vividas al entregar en esta población a los niños del lugar los jerséis y anoraks que hemos traído donados por el Candanchú Esquí Club. En España nos las prometíamos felices: ...tenemos más de 100 prendas, si las entregamos en alguna zona pobre se alegrarán... Askole, última población antes de comenzar el trekking del Baltoro, tiene en la actualidad más de 600 habitantes, y de ellos, 270 son niños, de los cuáles escasamente 97 están escolarizados. Con estas cifras es fácil imaginar la situación a la que nos tenemos que enfrentar. Intentamos realizar el reparto de la manera más metódica posible y con la ayuda del maestro de la escuela comenzamos a repartir la primeras prendas, pero pronto la situación y la necesidad nos desbordarán, los instintos de supervivencia afloran y nos vemos obligados a recluirnos en la escuela como fugitivos de una situación irreal; allí con el corazón encogido entregaremos las últimas ropas que nos quedan... Con  los recuerdos de las situaciones vividas emprendemos al día siguiente las primeras jornadas del trekking. Polvo, calor y la sorpresa a la vuelta de cada recodo de la senda. El estruendo de aguas tumultuosas que arrastran un mar de piedras nos acompañan hasta que alcanzamos el primer lugar de acampada, Jola. Otra sorpresa, desde el año 2003 se han construido letrinas, duchas, aseos, se han colocado papeleras y se dispone hasta de luz artificial. Por lo menos el impacto medioambiental se ha visto reducido aunque habrá quien opine que la contaminación visual del lugar que se genera, también debe tenerse en cuenta. Creo que cualquiera de los que visitamos estos lugares hace unos años recordamos la degradación que sufrían entonces. La siguiente etapa la afrontamos con decisión, sabemos que tras ella nos espera una jornada de descanso y la posibilidad, si nos acompaña el tiempo, de poder ver las primeras catedrales del Baltoro. La llegada a Paiyu no nos defraudará y cansados pero satisfechos podremos contemplar el comienzo del Baltoro con sus mudos centinelas de piedra a su lado.  Paiyu  también ha cambiado y satisface encontrar un lugar superpoblado como éste totalmente tan acondicionado; tanto está creciendo que hasta los mismos porteadores con sus donaciones están construyendo una mezquita para poder profesar sus plegarias chiítas antes de entrar en el hielo del Baltoro como hacían con anterioridad. Mañana, seremos nosotros los que daremos nuestros primeros pasos sobre los hielos del Baltoro.

Y SONÓ LA JOTA EN LA KARAKORUM HIGHWAY...

Una vez más, y sin saber cuántas van, me despierto de nuevo sobresaltado. No sé si esta vez  ha sido un volantazo, un bocinazo o la exclamación de angustia de alguno de mis compañeros. Y  es que de nuevo nos encontramos en una de las carreteras más famosas e impresionantes del mundo: la denominada en inglés Karakoram Highway. Sinfonía de colores, de cláxones, de controles policiales, de gente por todas partes, o mejor dicho de hombres, puesto que es escasa la presencia de mujeres en estas zonas. Hace dos días que llegamos a Pakistán y sin lugar a dudas, ésta ha sido una de las cosas que más han impresionado a nuestro grupo; por mucho que se haya leído sobre el país, estas cosas no dejan de llamarnos la atención... Los primeros días de expedición siempre son iguales: trámites burocráticos, negociaciones con la agencia local, y sobre todo intentar hacerse con las costumbres locales lo antes posible, que en un país musulmán como Pakistán implica entre otras cosas no poder beber en las comidas más que cerveza sin alcohol o coca-cola. Aunque en esta ocasión la calurosa recepción con que nos ha obsequiado la Embajada de España en Islamabad ha hecho la cosa más llevadera y entre tortilla de patata, vino tinto y cerveza normal y corriente, se han cogido las fuerzas necesarias para afrontar el trago de la Karakorum con más entusiasmo.  Recuerdo cuando hace diez años los miembros del Grupo Militar de Alta Montaña acometíamos esta carretera con la incertidumbre  de cuántos días nos costaría  por los corrimientos de tierras que nos habían avisado que encontraríamos. Ahora como veterano se ven las cosas de otra manera, pero no por ello dejan de sorprenderme; y en la mirada de los compañeros del Club Pirineista Mayencos, que nos acompañan en esta ocasión, leo muchas de aquellas sensaciones vividas con anterioridad. Apenas ha cambiado algo la fisonomía de esta arteria vital para este país y que le une con el gigante chino; sin embargo, por desgracia al paso por la zona de Bagram contemplamos con angustia las señas de identidad del terremoto que asoló esta zona hace unos meses: casas derruidas, tumbas, miradas vacías, algún que otro coche de organizaciones no gubernamentales, campos de refugiados...y creo vislumbrar también cierta resignación, el sentimiento de aquél acostumbrado a sobrevivir día tras día en esta inhóspita zona del planeta y a aceptar los avatares del destino.  Pero hay otra cosa que nos sorprende y que no observamos hace diez años: son incontables el número de camiones que nos cruzamos cargados de madera , así como el de camiones chinos que cargados de mercancías de todo a cien nos cruzamos, y que nos indican las señas de identidad del comercio que caracteriza esta ruta. Sin embargo, el tránsito por la zona pastún o patán nos deparará una sorpresa de última hora, y es que la llegada a Chilas, punto intermedio del trayecto, entre las últimas luces del día, nos obliga a realizar escoltados por la policía los últimos kilómetros de la jornada. Cansancio y sobresalto se unen en el ambiente, lo que da pie a intentar relajar la tensión con alguna canción, y tras alguna melodía del país la jota del baturro de José María brota con todo su esplendor. Al día siguiente los huesos entumecidos sufrirán una nueva jornada de calvario y entre los estruendos del Indo alcanzáremos sin novedad el final de este viaje: Skardú.

Alcanzado Skardu sin novedad. Dos dias remontando el Indo para llegar al umbral de Shangri-La, mañana toca organizar bultos y descansar, tambien ver  tiendas, pasado seguimos camino hacia Askole, besazos a todo el mundo.

Y tranquilos que todos estamos estupendamente.

Hasta la proxima.

 

ahi va la foto prometida

ahi va la foto prometida

 

recepcion embajada

El pasado 26 fuimos recibidos por el embajador de Espana en Islamabad, senor Robles Fraga, fueron momentos emotivos y cordiales, nos agasajaron con un agape digno de gente de calidad -como nosotros, al fin y al cabo- regado con los mejores caldos de la tierra (de la nuestra, claro) en compania del embajador argentino, miembros del cuerpo diplomatico y la prensa, que publicara el evento.

Ayer seguimos viaje a Skardu, donde hemos llegado esta tarde remontando la garganta del Indo -ALUCINANTE- en unas 16 h. diarias de bus, a una media de 15 K/h... casi como Alejandro Magno y sus muchachos. Hoy solo han sido 12 h. Pero la planchada de culo vale la pena, esto es el umbral de Shangri-La, manana descansamos en Skardu, organizamos petates, compramos ese cepillo de dientes que, por supuesto se olvido.

Intentaremos enviar fotos, pero no prometemos nada. Besitos y cuidaros todos, nosotros estamos como robles.

ISLAMABAD

Al fin aterrizamos en Asia. Las seis de la manana y 30 grados en el aeropuerto, ahora son las 15,30 hora local y mas de 40 nos hacen sudar. Pero no son solo los grados, tambien la comida, con sus picantes produce calor. Ahora las calles estan desiertas -creo que aqui tambi'en hay siesta. Estamos en el local de la agencia, un chalecito muy mono, comprobando el estado del cargo, de las tiendas, de las bombonas de gas, etc. (los expedicionarios). otros han ido de visita de monumentos (los del trekking). no los envidiamos salvo que nos digan que estaban a la sombra.

Como vereis, hemos llegado todos bien, ningun problema salvo el de este p.... teclado. Tiene letras en tres alfabetos distintos (creo que son latino, arabe y farsi y es imposible encontrar los puntos, las comas, la ene no existe /falta la tilde/ En fin, ASIA amigos.

 Ya hemos contactado con el oficial de enlace y parece un tipo amable y simpatico que no significara problemas, la agencia pakistani tambien parece competente y formal.

 Manana recepcion en la embajada, esperemos que desde aquel alfabeto podamos entrar algo mas de estas primeras impresiones, porque la verdad, con este teclado en que no encuentro los acentos, ni el punto y coma, ni... me es dificil seguir escribiendo.

Lo principal es que la primera etapa de este viaje se ha cumplido. Estamos en el coraz'on de Asia y hemos podido contemplar ya desde su altura y en la lejania aquellas montanas a las que encaminaremos nuestros pasos  creo que ya pasado manana, hemos sobrevolado Kabul y las aridas montanas que separan Afganistan de Pakistan.

 

 

 

Guasillo hasta lo más alto

Guasillo hasta lo más alto

Los de Guasillo despiden a Julio con un regalo/amuleto inesperado, el pueblo en pleno acompañará al vecino subidos de nombre a su camiseta. Puro fashion colectivo.

Despedida

Despedida

NO todos son oficialidades; también ayer, por la noche, nos juntamos todos con las respectivas parejas -el que la tiene y salvo una que falto por motivos familares- para homenajear a Baco y por aquello de que "de los árboles frutales ninguno como el cochino" porque en Pakistásn ya se sabe, país musulmán, no alcohol, no galufo-; es la última vez que nos juntamos en Jaca todos antes de la vuelta. Y también hasta la T-4 de Barajas no nos reuniremos los expedicionarios. Ya todo es una continua despedida: hasta dentro de dos meses -parece mentira lo lejos que está y seguro lo rápido que pasará-, "lo importante es volver" es la unánime frase de despedida.  Por ahora habrá que preparar el GPS para la susodicha T4 no vayamos a terminar alguno en Tailandia.

 

Entrega Banderín de la ciudad

Entrega Banderín de la ciudad

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

si, si, si, nos vamos pa madrí

Ayer día 20 de junio el Alcalde de Jaca nos entregó el banderín de la ciudad que nos proponemos llevar a la cumbre del G2. El cargo en Islamabad, las bolsas preparadas, los cuatro de talles cerrándose ya -que si las pilas del altímetro, que si la batería de repuesto para la cámara, que si las aspirinas, en fín,  pasado mañana comienza el viaje; el primer pequeño salto Madrid; algunos saldrán de Jaca el mismo sábado por la mañana.

¿Cargo con un botiquín capaz de abastecer un hospital clínico o confío en mi débil salud de hierro? ¿Qué me pongo para el aterrizaje pakistaní? ¿Apuro los últimos gramos disponibles metiendo algún pingo mono? Como quiera cumplir el protocolo de "modestia y corrección en el vestir" que aconsejan las guías, corro el peligro de dar la imagen de espantapájaros en bata que, patéticas, representamos las occidentales, cuando no "queremos dar el cante"... Si lo damos, ya ni te cuento, ¿habrá tiempo para patear la ciudad antes de sumergirnos en el Karakorum mágico? ¿podremos comprar esas cosas imprescindiblemente inútiles que se te suben a la chepa en todo viaje? ¿Qué dirán nuestras pobres tripas cuando empiece el asedio de las especias locales? ¿Todos los gérmenes del mundo estarán ya frotándose las patillas de pensar en tanto turista tierno como va a pasar a su vera? Por último, seguro que en cumplimiento de la ley de Murphy (art.1) me olvido el cepillo de dientes... ¡Qué estrés!

Espera. Incidentes.

Espera. Incidentes.

Esperemos que no sea mas que eso, un incidente; la semana pasada y después de subir el Linceul en las Grandes Jorasses, intentando recuperar un rappel, un bloque cayó sobre la pierna de Kiko y tuvo que evacuarlo un helicóptero. Los huesos no están afectados y parece podrá recuperarse para la fecha de la marcha. Inshalá como dirían en Pakistan.

A los que no hemos podido ir a los Alpes los nervios nos corroen hasta los tuétanos. La verdad es que los días pasan como centellas con tantas cosas por hacer en el trabajo, en casa; con tantos cabos sueltos que hay que intentar dejar sujetos porque a la vuelta la vida seguirá y los asuntos laborales te seguirán esperando y hay que dejarlos lo mas atados posible; en la casa que no falte de nada, ni gasoil, ni leña, ni comida para los bichos, ni , ni,  ni... Las noches son las que, en cambio, se hacen largas y eternas; a las tres de la mañana los ojos se abren y ya no dejan dormir; intentas concentrarte en algo monótono, en cauntos kilos de comida, en cuantos kilos de tienda, en cuantos kilos de pluma.... hay que subir al C.I, hay que subir al C.II ...., pero nada, no hay manera de concentrarse, así que a ver si amanece, porque tampoco es cuestión de irse al curro a las cinco de la mañana. 

En fín todo llega y el día 24 también llegará.

 

Entrega de bandera

El pasado  jueves, 1 de junio, el Sr. Alcalde de Jaca hizo entrega de la Bandera del Festival Olímpico de la Juventud a una representación escogida de nuestros expedicionarios. Momento emotivo. Queremos creer que no habrá pendón más grande, ni más noble, ondeando a los vientos del Karakorum. Seguiremos informando.

HIPOXIA

Esperemos que en la montaña vaya tan bién como en el laboratorio.

HIPOXIA

HIPOXIA

Ya pasamos todos las pruebas.

"El calzador"

"El calzador"

Menos mal que Jose mari es grande y está fuerte, porque sin su presión no entra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Huele a Pakistan

Con calzador hemos conseguido embutir el equipaje en mas de 50 bidones

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres